viernes, 7 de septiembre de 2012

La insólita abducción de Pascagoula IV: Un irreparable vacio

por Alan Brain
Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Esta imagen ha sido extraída de una de las primeras entrevista televisivas realizadas a Calvin Parker, dias después de la abducción del 11 de octubre de 1973, en el astillero Walker.
Esta es la última entrega sobre el incidente Pascagoula, uno de los casos de abducción mejor documentados de la ufología. Como hemos visto en las tres entregas anteriores, Calvin Parker y Charlie Hickson reportaron haber sido abducidos por los extraños tripulantes de un ovni la noche del 11 de octubre de 1973, mientras pescaban en el río Pascagoula.

Antes de revisar las experiencias post-abducción de Calvin Parker es necesario aclarar algunas mentiras e imprecisiones difundidas por ciertos blogs de habla hispana e inglesa.

Mentiras e imprecisiones sobre el caso Pascagoula

En varios blogs de internet se afirma que ambos, Parker y Hickson, pasaron la prueba del polígrafo. Esto es una mentira producto de la pobre investigación que estos blogs le han dedicado a este tema. En el caso Pascagoula, el único que pasó por la prueba del polígrafo fue Charlie Hickson, eso lo sabe cualquiera medianamente informado sobre este caso y se puede comprobar leyendo los libros citados en esta entrada.
Uno de estos artículos, precisamente uno en español curiosamente titulado “El diablo está en los detalles”, en el que se afirma que ambos se sometieron a la prueba del polígrafo (ver imagen de abajo), tiene como fuente a Wikipedia. Lo paradójico es que en la entrada de Wikipedia dedicada al caso Pascagoula se explica claramente que el único que finalmente se sometió a la prueba del polígrafo fue Charlie Hickson.
“As noted above, both Parker and Hickson volunteered to take polygraph exams to prove their stories. In the end, only Hickson did so, and the examiner determined that Hickson believed the story about the UFO abduction.” (“Como se menciona arriba, tanto Parker como Hickson se ofrecieron voluntariamente para pasar el test del polígrafo con el fin de verificar sus relatos. Al final, solo Hickson lo hizo y el examinador determinó que Hickson creía en la historia de la abducción de los ovnis.”)

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
En este blog se menciona que Parker y Hickson se sometieron al test del polígrafo. No es cierto, solo Hickson pasó la prueba. En una de las fuentes citadas en el mismo artículo (Wikipedia) se explica claramente que solo fue Hickson quien pasó el test del polígrafo.
Es decir, el nivel de investigación, en este caso específico, fue tan pobre que ni siquiera les dio para leerse la entrada completa de Wikipedia, efectivamente, el diablo está en los detalles…
En este mismo artículo, existe otra mentira relacionada al testimonio de Calvin Parker. Se afirma que, gracias a una sesión de regresión hipnótica, Parker se retractó de su afirmación inicial de haberse desmayado y que, gracias a esta sesión de hipnosis, recordó haber sido examinado por una mujer extraterrestre (ver imagen de abajo). Una vez más, estas son imprecisiones producto de un paupérrimo nivel de investigación sobre el caso Pascagoula. Las declaraciones de Parker sobre su no desmayo y sobre su encuentro con una mujer alienígena no son producto de ninguna sesión de hipnosis sino que son parte de un video de muy bajo presupuesto producido en 1993 y titulado “The Alien Connection, The Calvin Parker Story” (La conexión alienígena, la historia de Calvin Parker) en el que Parker da su testimonio.
Los Divulgadores hemos transcrito el video completo y Parker no menciona en ningún momento una sesión de regresión hipnótica.
Calvin Parker, según sus propias declaraciones, no recordó los detalles de la abducción gracias a una sesión de hipnosis sino que decidió no revelarlos hasta 1993 por motivos personales.
En esta entrega final sobre el caso Pascagoula examinaremos, en detalle, el controversial testimonio de Calvin Parker.
Hecha la aclaración necesaria, pasemos al tema de esta entrada.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
En este blog de habla hispana, se menciona que Calvin Parker se sometió a una sesión de hipnosis en la que recordó detalles relacionados a su experiencia de 1973 que antes no había revelado. Entre ellos, la presencia de una mujer extraterrestre. Esto no es cierto, Parker no recordó esos detalles en una sesión de hipnosis sino que decidió no revelarlos por motivos personales. Finalmente, los reveló en un video producido en 1993.

Un vacío irreparable

En los años posteriores a la abducción, Parker y Hickson tuvieron otros contactos, supuestamente, con las mismas criaturas que los visitaron en octubre de 1973. Estos contactos, que revisaremos en el presente artículo, podrían ser reales o podrían ser indicios del irreparable vacío e incertidumbre que la experiencia que hemos decidido denominar como “abducción” suele dejar en un ser humano. ¿Quiénes son? ¿Para qué vinieron? ¿Por qué me sucedió esto a mi? ¿Debo preocuparme? ¿Volverán? ¿Qué fue lo que me hicieron?
Si explicamos el caso Pascagoula como una mentira o una exageración de la realidad maquinada por Hickson y Parker podemos eliminar estas interrogantes ya que ellos sabían que todo fue inventado. Sin embargo, si explicamos el caso Pascagoula de cualquier otra manera, el vacío existe porque los abducidos estan seguros de que algo extraordinario sucedió aunque no tengan los elementos necesarios para determinar la naturaleza del hecho.
Para poder validar la posibilidad de una mentira o de una farsa montada por Parker y Hickson necesitamos encontrar un móvil, un motivo.
Muchos debunkers, como Philip Klass, sostienen que Hickson y Parker inventaron la historia por dinero, apoyándose en la idea de que Charlie Hickson se había declarado en bancarrota meses antes de la abducción y que había sido despedido de su empleo anterior en el astillero Ingalls por haber negociado con las promociones de sus subordinados.
Según William Mendez, quien investigó el caso Pascagoula por más de cinco años, es cierto que Hickson se declaró en bancarrota. Su declaración de bancarrota fue aceptada por el sistema judicial norteamericano dos meses antes de la abducción, en julio de 1973. Desde ese entonces, las deudas de Charlie dejaron de existir.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Algunos debunkers sostienen que Charle Hickson inventó la historia de la abducción de Pascagoula para ganar dinero ya que estaba en bancarrota. Lo cierto es que la bancarrota fue aceptada por el sistema legal norteamericano en julio de 1973. Desde ese entonces, Charlie dejo de tener deudas.
En el sistema judicial norteamericano, la declaración de bancarrota pasa por una serie de procesos de verificación antes de ser aceptada. Una vez aceptada la bancarrota, el solicitante es liberado de las deudas. Para octubre de 1973, cuando sucedió la abducción, Charlie Hickson no necesitaba dinero para pagar deudas ya que estas habían sido eliminadas.
Sobre el tema del despido de su puesto en el astillero Ingalls, Hickson le contó a Mendez que él no fue despedido sino que renunció debido a fricciones dentro del ambiente laboral. Según Charlie, los otros jefes del astillero Ingalls veían que los subordinados de Charlie ascendían más rápidamente y eso generó celos profesionales y fricciones. Hickson mencionó que su renuncia fue oficialmente presentada a Mike Mc Dowell, el administrador del astillero Ingalls en ese entonces.
Además, Calvin Parker y Charlie Hickson no hicieron dinero con su caso. Parker dejó de hablar de la abducción por casi veinte años para reaparecer en un video de humilde presupuesto realizado en 1993, que no fue precisamente un éxito de ventas y que revisaremos líneas más adelante. Hickson, como bien explica William Mendez en 1983, tampoco hizo dinero con el caso:
“Charlie solo ha aparecido dos veces en talk shows de televisión nacional, y esos shows habitualmente pagan poco más que los gastos del invitado. Las conferencias que Charlie ha dado en iglesias, escuelas, y otras asociaciones, públicas y privadas, algunas veces le han generado una prima de unos pocos cientos de dólares por dar la conferencias. Algunas de estas organizaciones solo han pagado sus gastos, otras no han pagado nada. El número total de apariciones pagadas que Charlie ha hecho en los últimos nueve años (de 1974 a 1983) no pasa de cuarenta, incluyendo aquellas en las que la “paga” consistía solamente en sus gastos de viaje y de alojamiento.”

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson explicando los detalles sobre su abducción del 11 de octubre de 1973.
“Para todas las entrevistas, escritas, filmadas o grabadas, Charlie, prácticamente, no ha recibido nada. Creo que una compañía canadiense de películas le dio unos pocos cientos de dólares por una entrevista filmada…Considerando el tiempo perdido en el trabajo inmediatamente después de la abducción y el tiempo perdido posteriormente, porque Charlie tomó tiempo libre para poder viajar y hablar en estas conferencias, él probablemente ha salido perdiendo a nivel financiero.” 
Quizás, la más clara señal de que en este caso no hubo ganancias significativas de dinero para los abducidos, es el hecho de que el ambicioso abogado Joe Colingo aceptó ser apartado del caso sin presentar una disputa legal. Colingo, como relatamos en la segunda entrega de esta serie, fue el abogado que el jefe del astillero Walker le consiguió a Parker y a Hickson para apoyarlos en temas legales. Colingo fue despedido por Hickson, meses después de la abducción, debido a su desmedida ambición monetaria. Si hubiera habido dinero involucrado en el caso o incluso una posibilidad tangible de obtener dinero por la historia, el ambicioso Colingo no habría aceptado tan fácilmente el despido y como buen abogado habría dado batalla legal para no perder su pedazo del pastel.
La fama tampoco es un móvil consistente en el caso Pascagoula. En los primeros diez años después de la abducción, al margen de las entrevistas realizadas en la semana del 11 de octubre de 1973, Hickson solo apareció dos veces en televisión nacional y Parker se mantuvo alejado de los medios de comunicación.
Un detalle importante sobre el tema de la fama es que, según Mendez, en una de las primeras entrevistas para televisión, realizada a pocos días de la abducción, Parker y Hickson dieron sus declaraciones de espaldas a la cámara.
Entonces, si no fue ni por dinero ni por fama, ¿qué podría haber motivado a estos hombres a mentir o a exagerar la realidad con conocimiento de causa?

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
A la izquierda, Charlie Parker con cuarenta y dos años. A la izquierda, Calvin Parker con diecinueve años. Esta fotografía fue tomada dos semanas después de la abducción, a finales de Octubre de 1973.
Todo indica que Parker y Hickson no mintieron. No existe un móvil que explique el por qué de una mentira o una exageración de los hechos. Ellos estaban seguros de que vivieron algo extraordinario e inexplicable. Sus mentes definieron la experiencia como un contacto extraterrestre pero no tenemos como determinar la verdadera naturaleza del hecho.
Ante esta situación, ¿es suficiente negar la naturaleza extraterrestre del incidente o se hace necesario tratar de entender qué sucedió?
En este punto, los pseudoescépticos y algunos escépticos muestran una lamentable falta de interés por la condición humana. No basta con afirmar “no importa si mintieron o si fueron victimas de una broma o si vieron un avión experimental militar o si estaban borrachos, el hecho es que no fueron abducidos por extraterrestres”. Esto no es suficiente porque no elimina la incertidumbre que persiste en las mentes de Charlie Hickson y Calvin Parker. No resuelve las interrogantes que una situación de este calibre puede crear.
Ante situaciones extraordinarias de cualquier índole, algunas personas necesitan encontrar un sentido o una explicación al suceso para procesarlo y seguir con sus vidas. Las experiencias de post-abducción de Parker y Hickson pueden ser intentos desesperados por encontrar una explicación positiva a lo ocurrido la noche del 11 de octubre de 1973. Un explicación que les devuelva la paz…
Empecemos por las experiencias post-abducción de Charlie Hickson.

El regreso del ovni de Pascagoula

El investigador William Mendez, autor de “UFO, Contact in Pascagoula” (“Ovni, Contacto en Pascagoula”), nos cuenta que Hickson tuvo tres supuestos contactos con el mismo tipo de ovni que observó en octubre de 1973. El último de estos tuvo como testigos a varios miembros de su familia.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson reflexionando en uno de los bosques cercanos a Pascagoula.
La primera experiencia post-abducción de Hickson sucedió en Enero de 1974 mientras este se encontraba cazando ardillas en un pequeño bosque cercano a la ciudad de Gautier, a pocos kilómetros de Pascagoula. Charlie relata su experiencia al investigador Mendez:
“La escopeta estaba encima de mis piernas. Acababa de comerme un sandwich y una naranja cuando se hizo evidente que no nada se movía a mi alrededor. Ni siquiera las aves, eso parecía realmente extraño. Luego los vi. La misma nave que Calvin y yo habíamos visto antes, estaba flotando sobre el suelo a una distancia de alrededor de setenta metros en un claro del bosque. Antes de que pudiera pensar un mensaje de ‘radio’ llegó a mi mente: ‘No queremos hacerte daño. No queremos hacerle daño a nadie. Puedes comunicarte con nosotros después. Has resistido. Has sido elegido. No tienes que tener miedo, nos comunicaremos de nuevo”. La ‘radio’ se apagó, la nave se fue. Yo no me había movido.”
El efecto que Charlie denomina como la “radio” es una especie de comunicación mental o telepática, a través de la cual, supuestamente, estos seres le enviaban mensajes.
Este contacto fue revisado durante una sesión de hipnosis realizada por el Dr. Kraus en la que Mendez estuvo presente. Los hechos descritos por Charlie a William Mendez y los hechos descritos por Charlie durante la sesión de hipnosis son similares y no tienen diferencias significativas.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson durante una de las sesiones de hipnosis con el Dr. Kraus.

La promesa del retorno

La segunda experiencia post-abducción de Hickson sucedió una noche de febrero de 1974. Charlie se encontraba durmiendo cuando los ladridos de un perro, que parecían provenir del jardín detrás de su casa, lo despertaron:
“Mientras caminaba detrás de la casa hacia el área de madera, yo vi que el perro corría como si alguien lo estuviera persiguiendo. De pronto, la ‘radio’ se encendió de nuevo: ‘Tienes que decirle al mundo que no queremos hacer daño. Tu mundo necesita ayuda. Nosotros ayudaremos en el futuro antes de que sea muy tarde. Tu aún no estás preparado para entender. Regresaremos pronto’. La ‘radio’ se apagó. No había nada más que un cielo limpio lleno de estrellas. Me quede ahí varios minutos pero ese fue el final del mensaje.”
Esta segunda experiencia también fue relatada por Charlie durante una sesión de hipnosis con el Dr. Kraus. Durante la hipnosis, Mendez y Kraus trataron de averiguar más sobre el supuesto mensaje extraterrestre pero Charlie se negó diciendo que no podía contarles más.
Luego, Charlie relató que mientras era interrogado durante la sesión de hipnosis, vio, con los ojos cerrados, una luz blanca intermitente muy cerca a su rostro. Kraus y Mendez le preguntaron si alguien le había dicho que no revelara más detalles sobre el mensaje y Charlie respondió que cuando él dijo “No puedo contar más” fue como si alguien le estuviera pidiendo que no hablara sobre lo sucedido.
Este mensaje tiene otra particularidad, los supuestos extraterrestres prometieron regresar pronto. Al parecer, lo hicieron en menos de tres meses. En todo caso, eso es lo que sostienen Charlie, su hijo, su esposa y tres testigos más.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson en el jardín que se encuentra detrás de su casa. En este jardín tuvo lugar su segunda experiencia post-abducción en enero de 1974.

Una experiencia familiar

El 12 de mayo de 1974, Charlie tuvo su última experiencia post-abducción.
Charlie, su esposa Blanche, su hijo Curt de doce años, su hija Tisha de 20 meses, su hija Sheila con su esposo Kenny, y el hermano menor de Kenny se encontraban en el vehículo de Kenny recorriendo la carretera 67 en dirección a Ocean Springs cuando Charlie vio que una luz los estaba siguiendo.
La luz se fue acercando y Charlie observó como Sheila le señalaba la luz a Kenny. Charlie le hizo señales a Blanche y a Curt indicándoles la luz. La luz se acercó hasta estar en paralelo con el vehículo y luego los rebasó. Kenny, quien conducía el vehículo, se detuvo a pedido de Charlie.  El objeto descendió ligeramente sobre la carretera y se colocó frente a Charlie y su familia, flotando en el aire. Charlie relató su experiencia al investigador William Mendez:
“Blanche estaba gritando y temblando. Ella había alterado a Tisha, quien estaba llorando. Kenny había detenido el carro y estaba tratando de salir del mismo. Blanche se puso histérica cuando la nave cruzó la carretera, se puso al lado derecho del vehículo y bajó cerca al suelo. El área entera alrededor del lugar en el que la nave descendió estaba bien iluminado (por las luces que el ovni tenía en la parte de abajo). La nave estaba a noventa metros de distancia, era muy grande, medía treinta metros y tenía una ventanas a lo largo (de su perimetro). Blanche se sostenía de mí y gritaba. Ella no me dejaba salir. Yo decía: ‘Yo debo ir, los seres están a bordo, debo encontrarme con ellos.’ Los niños estaban asustados pero no histéricos: ‘Papá, no vayas, mamá se pondrá mal.’ Esta era la oportunidad que había estado esperando, encontrarme con los seres que, seguramente, estaban dentro de esa nave. Luego, la ‘radio’ se encendió: ‘Puedes irte, habrá otrá oportunidad, otro lugar’. La ‘radio’ se apagó. ¿Cuándo se terminaría todo esto? ¿Qué es lo que esas criaturas tenían que decirme? y ¿cuánto tiempo pasaría hasta que me pudiera comunicar con ellos?”

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Blanche Hickson, esposa de Charlie Hickson, fue testigo de la tercera experiencia post-abducción de Charlie Hickson.
Kenny quiso reportar el hecho a la Base Aérea Keesler pero Charlie lo convenció de que no serviría de nada. Blanche quedó tan afectada que incluso días después siguió llorando de miedo al recordar el hecho.
En agosto de 1974, William Mendez entrevistó a todos los testigos del incidente. Kenny relató lo mismo que Charlie. El vio a un objeto ovalado con una línea de ventanas iluminada flotando silenciosamente encima de las copas de los árboles.
Blanche declaró haber visto una luz grande que parecía descender sobre la carretera. Según su relato, ella solo vio hasta el momento en el que la luz estuvo muy cerca del suelo porque luego, debido al miedo, dejó de observar. Blanche le confesó a Mendez que ella creyó que las mismas criaturas que habían abducido a su esposo ahora venían por ella y por sus hijos.
Sheila, la hija de Charlie, se dejó llevar por la curiosidad y observó fijamente al objeto volador cuando este se acercó al vehículo. Ella recordó que el ovni iluminó el suelo cuando descendió sobre la carretera. Su descripción del ovni y de los hechos coincide con lo descrito por los demás testigos.
Curt, el hijo de doce años de Charlie, observó al objeto varios minutos antes que la mayoría de testigos cuando el ovni se fue acercando desde la parte trasera izquierda del automóvil.
También en agosto de 1974, el investigador Mendez visitó la zona de la carretera 67 en la que ocurrió el hecho. Mendez comprobó que en esa zona, la carretera ofrecía un panorama claro sin obstáculos que pudieran haber obstruído la visión de los testigos.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson con su hijo Curt en el lugar en el que observaron al ovni flotando frente al vehículo.
Como en los episodios anteriores, el Dr. Kraus realizó varias sesiones de hipnosis con Charlie para tratar de recolectar información adicional sobre el suceso. Charlie, como en todas las sesiones anteriores, revivió la experiencia con dosis fuertes de realidad.
El único detalle que cabe destacar es que en las sesiones de hipnosis Charlie no mencionó el mensaje de “radio” con la promesa de retorno de los seres: “Puedes irte, habrá otrá oportunidad, otro lugar”.
Charlie Hickson, no volvió a ser visitado por los seres que lo abdujeron y tampoco volvió a observar objetos voladores no identificados ni recibió más mensajes mentales. En todo caso, si algo de esto volvió a suceder, Charlie no lo hizo público.
Hickson murió en el 2011, probablemente, sin una explicación definitiva de lo que sucedió la noche del 11 de Octubre de 1973.  Sus experiencias post-abducción, reales o no, son una muestra del estado de desesperación en el que lo sumió la incertidumbre:
¿Cuándo se terminaría todo esto? ¿Qué es lo que esas criaturas tenían que decirme? y ¿cuánto tiempo pasaría hasta que me pudiera comunicar con ellos?”
Lo más probable es que las dos primeras experiencias post-abducción de Hickson hayan sido obra de su mente tratando de eliminar la incertidumbre y, de paso, encontrarle un sentido positivo a su abducción original. La tercera experiencia es más compleja pues involucra a varios miembros de su familia.
La “radio”, a través de la cual Charlie recibe mensajes telepáticos, parece ser el eco de su necesidad de comprender, de su necesidad de buscarle un sentido a lo ocurrido en octubre de 1973.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Imágenes extraídas del video producido por Calvin Parker en 1993 titulado “Alien Connection, The Calvin Parker Story” (“Conexión extraterrestre, la historia de Calvin Parker”).

El controversial testimonio de Calvin Parker

Las experiencias post-abducción de Calvin Parker fueron reveladas en un video titulado “The Alien Connection, The Calvin Parker Story” (“La conexión alienígena, la historia de Calvin Parker”). En este video, Parker relata varios detalles nuevos sobre su abducción de 1973 y un nuevo contacto con los mismos seres de la abducción de 1973.
Antes de citar los fragmentos más interesantes del testimonio de Parker de 1993, vale la pena detenerse a analizar el video en sí mismo. El video dura menos de una hora y consiste, casi exclusivamente, en Parker relatando su experiencia a la cámara. Es evidente que estamos ante un video de muy bajo presupuesto porque el video casi carece de post-producción. Como prueba de que es de bajo presupuesto pueden comparar el video de Parker, que pueden ver aquí al final de la página,  con este documental de los años 50, en el que la inversión en la producción se hace evidente o con este otro documental de los setentas. Si el video hubiera sido producido con un presupuesto mínimo se habrían incluído recreaciones en las calles de Pascagoula, entrevistas a los personajes involucrados o al menos, algunas imágenes o escenas en el muelle en el que ocurrió la abducción.  Nada de eso existe en este video, en el que solo vemos a Parker contándole su historia a la cámara. Es una producción de bajo presupuesto que desapareció sin pena ni gloria y de la cual ya no se encuentran copias a la venta. La única versión que hemos logrado encontrar es la que se encuentra hacia el final de esta página.
Debemos preguntarnos que motivos tuvo Parker para hacer este video. Si el video hubiera sido realizado por una compañía medianamente grande este aún seguiría siendo producido o se habrían producido tantas copias que aún se venderían algunas usadas. Lo más probable es que el mismo Parker o alguna institución cercana a él haya financiado el video. El objetivo de Parker podría haber sido hacer un poco de dinero, pero sobretodo limpiar su nombre ante la comunidad cristiana. Una comunidad cristiana que lo acompaña desde mucho antes de la abducción. Entre Parker y Hickson, el más apegado al cristianismo fue Parker. Según varios testigos, la noche del 11 de octubre de 1973 después de dar su declaración, Parker se arrodilló a rezar en la oficina del Sheriff Diamond.
Recordemos que entre 1973 y 1993, Parker declaró muy pocas veces sobre su abducción. Entre ellas: algunas entrevistas para televisión y radio realizadas en los días posteriores a la abducción, la declaración al Sheriff Diamond, la declaración en la Base Aérea Keesler, la declaración a James Harder, la declaración a Allen J. Hynek, una larga entrevista realizada por Mendez en 1975 y una sesión de hipnosis con el Dr. Kraus en 1976.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Imágenes extraídas del video producido por Calvin Parker en 1993 titulado “Alien Connection, The Calvin Parker Story” (“Conexión extraterrestre, la historia de Calvin Parker”).
En todos las declaraciones mencionadas, Parker relató lo mismo: él se había desmayado cuando los extraños seres lo tocaron y estuvo inconsciente durante su estadía en la supuesta nave extraterrestre.

Fui violado por seres de otro planeta

El video de 1993 empieza con una declaración que, entre líneas, nos puede indicar los motivos que llevaron a Parker a producir este video y muy probablemente, a inventar, nuevos detalles:
“Violado. Yo he sido violado. Yo he sido violado por criaturas de otro planeta.”
Empezar el video declarando haber sido violado es, de alguna manera, tratar de liberarse de la culpa sobre lo que le sucedió en 1973. Pero, ¿liberarse de culpa ante quién?
Revisando, en detalle, su nuevo relato se puede deducir que Parker buscaba redimirse ante su fe: el cristianismo.
En el relato original de la abducción de 1973, Parker declaró haberse desmayado cuando uno de los seres que parecían robots tocó su brazo. En este testimonio de 1993, Parker aclara que estos robots le inyectaron una sustancia en el brazo para paralizarlo:
“Y cuando vinieron (los seres que parecían robots) , uno de ellos me inyectó algo en el brazo, y mi cuerpo quedó totalmente paralizado, no podía sentir nada, no podía mover nada, mis músculos estaban paralizados.”

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Imágenes extraídas del video producido por Calvin Parker en 1993 titulado “Alien Connection, The Calvin Parker Story” (“Conexión extraterrestre, la historia de Calvin Parker”).
En este video, Parker revela que nunca estuvo desmayado y que eso solo fue una mentira. Al parecer, Parker mintió para ocultar la vergonzosa experiencia que vivió dentro del ovni:
“Originalmente dije que me había desmayado, eso no es la verdad. He mantenido este secreto por diecinueve largos y duros años, y realmente me ha molestado. Esta noche les estoy contando la verdad sobre lo que sucedió…Yo no quería hablar sobre esto, yo quería hacer como que nunca ocurrió, por eso cuando me preguntaron sobre mi experiencia, yo dije que me desmayé. Eso fue una mentira, yo nunca me desmayé. Estuve conciente todo el tiempo que duró mi experiencia.”
Calvin Parker relata su experiencia dentro de la nave, cuando se suponía que estaba desmayado:
“Ellos (los seres que parecían robots) me llevaron a un cuarto, y me dejaron en una mesa…Yo no estaba realmente asustado porque supongo que me habían drogado…Vi que algo salía de la puerta, este ser era más extraño que los seres que me habían llevado al cuarto…este ser se acercó a mí, levantó mis encías, vio mis encías e inyectó algo como una aguja en mis encías, yo llevaba puesta una camiseta blanca esa noche y me di cuenta que la sangre de mis encías estaba manchando mi camiseta blanca…supe que el ser era una mujer porque vi unos pequeños pechos en ella…ella se acercó a mí y me bajó los pantalones casi hasta las rodillas…y me inyectó algo como una aguja o algo parecido debajo de mi pene…ella se volteó y salió del cuarto, y yo pensé ‘Dios, esto se terminó, quizás tenga una oportunidad de sobrevivir a esto o salir. Pero, en ese momento, realmente me sentí violado.”
A continuación, según su nuevo relato, Parker se levantó y se subió los pantalones. La mujer extraterrestre regresó y Parker pudo observar que ella tenía dos grandes ojos, nariz y boca. Parker se lanzó encima de ella para tratar de escapar pero inmediatamente después de tocarla quedó paralizado. Parker trató de comunicarse verbalmente y no pudo hablar. Luego, recibió un mensaje mental de la mujer alienígena:
“Mira, estás aquí por una razón, quizás no conozcas esta razón, pero te hemos traído por una razón. Y a diferencia de todos los demás que han tenido experiencias diferentes, te digo que no queremos hacerte daño.”

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Dos dibujos realizados por Calvin Parker de la nave que Parker y Hickson vieron la noche del 11 de Octubre de 1973. El dibujo de abajo fue realizado en 1973 y el de arriba en 1975. Esta sería la misma nave que Parker vio y visitó en su encuentro post-abducción de marzo de 1992
Después del mensaje, las tres criaturas que parecían robots entraron al cuarto en el que Parker se encontraba y lo regresaron flotando al lugar del que lo habían secuestrado. Parker relata que después de la abducción se aisló en su casa del condado Jones. Días después, se internó en un hospital por cinco días no por una crisis nerviosa, como se sostuvo originalmente, sino para descansar y olvidar el hecho. En los años siguientes, Parker no dejó de recordar lo sucedido aquella noche de octubre de 1973:
“Me gustaría que les hubiera ocurrido (la abducción) a ustedes…No saben las pesadillas que he tenido…no saben lo que he pasado física y mentalmente a causa de esto. Yo sabía que un día tendría que subir a otra nave de nuevo…Yo empecé a ser torturado en mis sueños, en las noches me despertaba sudando…me di cuenta que tenía una infección en mi brazo que aparecía cada tres o cuatro meses…me di cuenta que en el lugar del que sacaron sangre de mis encías, mis encías se hinchaban y realmente me producían dolor y no podía masticar, perdí mucho peso, casi 10 kilos…Yo recuerdo la cruel abducción y lo que ella me hizo y, a menudo, me pregunto, ¿Por qué yo? ¿Por qué?”

Un mismo Dios, un mismo libro sagrado

Eso no es todo. En este mismo testimonio en video de 1993, Calvin Parker relata su único contacto post-abducción. Parker no precisa la fecha pero dice que sucedió un mes de marzo, diecinueve años después de la abducción de 1973. Es decir, probablemente, en marzo de 1992.
Parker se encontraba en la carretera con un amigo cuando el vehículo dejó de funcionar. Parker estaba a punto de inspeccionar los cables de la batería del vehículo cuando escuchó un ruido. Al voltear, vio una luz azul que provenía del bosque al lado de la carretera. Esta luz le recordó las luces azules del ovni de 1973.
Calvin Parker se internó en el bosque buscando el origen de las luces. Después de caminar unos minutos, Parker encontró una nave que flotaba a menos de medio metro del suelo.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
A la derecha, una representación de los seres que abducieron a Charlie y a Calvin hecha por Jim Flynt, un compañero de trabajo del astillero Walker. A la izquierda arriba, una representación posterior de la cabeza de estos seres. A la izquierda abajo, una representación de la piel de estos seres. Según el testimonio de Parker de 1993, una mujer extraterrestre le confesó a Parker que estos seres eran robots.
Una puerta se abrió y Parker ingresó a la nave. Dentro de la nave, Parker reconoció a la misma mujer extraterrestre que lo había examinado en 1973. Según Parker, esta vez, ella le habló verbalmente en inglés utilizando su boca:
“Te puedo probar que diecinueve años atrás cuando te trajimos por primera vez, te dije que tenías una misión en este mundo y te dije cual era esa misión…Te dije que podíamos conquistar este planeta sin siquiera disparar un tiro…eso va contra nuestra religión, matar a alguien va contra nuestros ancestros pero podemos hacerlo y dejar que ustedes se maten unos a otros. Mira el SIDA. Nosotros hemos traído el virus del SIDA a los humanos. Necesitamos ayuda. Hemos destruido nuestro planeta, y solo quedan pocos de nosotros y necesitamos un lugar a dónde ir, queremos vivir junto con ustedes en este planeta pero no hay forma de que podamos vivir juntos porque ustedes están destruyendo el planeta.”
Luego, la mujer extraterrestre le confesó que su raza había construído las pirámides, que su raza le había enseñado a los humanos como construir diferentes cosas y que también habían sido quienes les habían enseñado a los humanos a contar el tiempo. La alienígena continuó con su mensaje:
“Todos ustedes tendrán que poner su nivel moral en regla…Si no lo hacen, este mundo no durará mucho. Compartimos el mismo Dios. Tenemos el mismo Dios pero nosotros hemos destruido nuestro mundo y Dios nos dejó destruir nuestro mundo, y ahora ustedes están destruyendo nuestro (nuevo) mundo porque ustedes no saben como vivir, no saben que hacer. Todas las respuestas están en el libro y este libro es la Biblia.”

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Calvin Parker en 1973 (fotos en blanco y negro) y en 1993 (imagen de fondo).

Una cruzada intergaláctica

La mujer le prometió a Parker que le daría unas transcripciones extraterrestres, supuestamente de la Biblia, para que él las usara como evidencia. Por su parte, Parker también le hizo una promesa:
“Yo le di mi palabra de que difundiría esta historia, que se la contaría a las personas y que trataríamos de detener las matanzas, los asesinatos, las enfermedades y la contaminación.”
Luego, Parker le preguntó por las criaturas que lo habían inmovilizado en 1973 y ella le contestó que eran robots. Parker observó que estos “robots” estaban fuera de la nave recogiendo algunos ladrillos y caña de azúcar de un campo cercano.
Parker asegura que esta misión divina fue la que lo impulsó a revelar su verdad:
“Es por esto que he dado un paso al frente después de diecinueve años, no hay otra razón, estoy en una misión de Dios para contarle a la gente sobre esto y es lo que voy a hacer.”
El contacto post-abducción terminó cuando el amigo de Parker, que lo estaba buscando por el bosque, llegó al lugar en el que se encontraba la nave y amenazó a los robots con una llave de tuercas. Parker le gritó a su amigo que se calmara y se marcharon como si nada hubiera pasado:
“Y nos volteamos y caminamos hacia el camión, subimos al camión y esa noche llegamos al cuarto del motel. En el cuarto de motel, de pie, las lagrimas empezaron a caer de mis ojos ya que había visto a nuestro mundo destruirse. Se que ella regresará para verme. Yo se que ella me traerá esas transcripciones y estoy seguro que son lo mismo que nuestra Biblia. Yo se que tenemos el mismo Dios y se que estamos destruyendo a nuestro mundo. Yo se que estas criaturas han traído el virus del SIDA y se que tienen una cura para esto.”
Todo indica que la mujer extraterrestre nunca regresó con las prometidas transcripciones bíblicas extraterrestres.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
En su testimonio de 1993, Calvin Parker reveló detalles que sospechosamente reconcilian su experiencia con la fe cristiana.
Tratar de elucubrar sobre la posible veracidad de los detalles incluidos en el testimonio de Parker de 1993 no es muy sensato. En todo caso, existen muchos detalles que podrían descalificar su veracidad:
- Parker menciona que durante la abducción de 1973 su camiseta blanca estaba manchada de sangre. Sin embargo, esto no se incluyó en ningún reporte ni fue mencionado por Hickson. ¿Dónde está la camiseta blanca manchada de sangre?
- Si realmente le inyectaron algo en las encías ¿por qué no lo declaró? ¿por qué no mostró la herida en las encías? se puede entender el haber ocultado el episodio de la aguja en el pene pero no lo de las encías.
- Si le inyectaron una sustancia en los brazos para paralizarlo, ¿por qué no mostró las marcas en su brazo?
- El detalle de los senos de la mujer extraterrestre es bastante ingenuo, por decirlo, de alguna manera.
- La revelación extraterrestre que sostiene que el SIDA es una enfermedad creada por los extraterrestres para demostrarnos su poder es muy endeble. En realidad, no se que tanto poder podrían demostrar los extraterrestres con eso. Nosotros también podemos crear armas químicas o biológicas…
- Lo de los robots recogiendo caña de azúcar y ladrillos es de una ingenuidad deliciosa, casi de comedia…No pretendo llevar esto al extremo pero ¿robots recogiendo caña de azúcar y ladrillos? ¿en serio?
- La revelación extraterrestre que sostiene que la Biblia es un libro que compartimos con los extraterrestres es de un sin sentido brutal. La Biblia no cayó del cielo completa como, probablemente, Parker y algunos de los cristianos de su congregación parecen creer. La Biblia es una colección de escritos de diferentes épocas en los que la influencia divina, si existe, es totalmente indirecta. Habría que preguntarle a la mujer extraterrestre que Biblia utilizaron como fuente para traducirla al idioma de su planeta: la Vulgata Latina, La King James, la Biblia del Oso, la Reina Valera, la NIV, etc, porque hay tantas…

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
¿Quizas la experiencia de 1973 generó problemas en la relación de Parker con la comunidad cristiana?
- ¿Dónde esta el amigo que pretendía atacar a los robots con una llave de tuercas? ¿Por qué nunca declaró nada?
No tenemos la última palabra sobre la naturaleza de este testimonio pero lo más probable es que sea un invento de Parker para poder explicar lo ocurrido en 1973 desde su evidente fe cristiana.
No es difícil imaginar las burlas y el ridículo del que debe haber sido objeto Parker, a través de los años, en su congregación cristiana a causa de su relato de la abducción de 1973. Es más, es muy probable que Parker haya sido considerado como un blasfemo o un hereje al haberse atrevido a relatar semejante episodio. El video y el testimonio de 1993 podrían haber sido su especial manera de reconciliarse con el cristianismo. Entre la total incertidumbre provocada por la abducción de 1973 y la historia de los extraterrestre que lo violaron pero que luego se redimieron confesándole que comparten su Dios y su Biblia, Parker eligió la segunda opción, seguramente, porque es menos perturbadora.
Quizás, su congregación cristiana presionó indirectamente a Parker para que este encontrara un sentido bíblico a su experiencia. Un ángulo que el Reverendo Riddick de Pascagoula ya utilizaba en sus sermones dominicales con éxito.
No olvidemos que Parker, a diferencia de Hickson, no solo necesitaba explicarse a sí mismo la naturaleza de la abducción de 1973 sino que necesitaba llenar el espacio en blanco de lo que sucedió cuando estuvo desmayado y, precisamente, eso fue lo que hizo. De manera bastante burda pero lo hizo.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Abajo, una imagen de Parker y Hickson extraida de una las entrevistas realizadas para television en 1973. Arriba, Charlie Hickson, con una copia de su libro “UFO, Contact in Pascagoula” (“Ovni, contacto en Pascagoula”). De fondo, Charlie Hickson reflexionando en uno de los muelles de Pascagoula.
Finalmente, habría que decir que cuando ponemos en la balanza las investigaciones presentadas en las tres primeras entregas, este testimonio tardío de Parker no descalifica necesariamente la veracidad del relato original de Parker y Hickson sobre la abducción del 11 de octubre de 1973.
En todo caso, las experiencias relatadas en esta entrada muestran la incertidumbre y el irreparable vacío que puede producir en un ser humano el fenómeno que denominamos como “abducción”.
El tiempo avanza inmisericorde y el vacío continúa, no solo en Parker y Hickson sino en todos los que tratamos, sinceramente, de entender la naturaleza de este fenómeno que parece esconderse entre los pliegues de nuestra realidad. La verdad sobre el caso Pascagoula aún nos es esquiva y se va haciendo imperceptible en el espejo retrovisor…
Fuentes en línea: UFOYI Blogspot, Robert Barrow blogspot, UFO Case Book, Open Minds TV, Ufologie Patrick Gross, MUFON. UFO Evidence, UFO Case Book. 

La insólita abducción de Pascagoula II: Macondo en el Mississippi

por Alan Brain
Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson en el lugar de la abducción en 1998. (Foto por Mississippi Press, William Colgin)
En la entrega anterior de esta serie dedicada al caso Pascagoula revisamos los hechos iniciales del caso Pascagoula y presentamos la grabación de audio que el Sheriff Diamond realizó mientras Charlie Hickson (1931-2011) y Calvin Parker conversaban sobre sus experiencias, sin saber que estaban siendo registrados. Para poder intentar entender lo que sucedió en Pascagoula en octubre de 1973, tenemos que seguir de cerca los hechos, al menos durante la primera semana después del suceso.

Como veremos, el abogado Joe Colingo, quien no fue precisamente escogido por los mismos abducidos y que semanas después del hecho fue despedido por Hickson, contaminó el caso con su desmedida ambición, tan increíble como el relato de Parker y Hickson y como la locura que inundó el pueblo.
En esta entrega trataremos de retratar el enrarecido aire Macondiano que invadió las orillas del rio Pascagoula en los últimos meses de 1973,  y que muy pocos artículos relatan, probablemente, porque estos anecdóticos eventos no confirman ni niegan la autenticidad del relato de Parker y Hickson.
Los hechos descritos a continuación, como los presentados en la entrega anterior, son producto de la exhaustiva investigación de William Mendez llevada a cabo entre Enero de 1974 y finales de 1977 que fue plasmada en su libro “UFO, Contact in Pascagoula” (“UFO, contacto en Pascagoula” escrito junto con Charlie Hickson) y de la investigación de Joe Eszterhas titulada “Claw Men From The Outer Space” (“Hombres garra del espacio exterior”) publicada en Enero de 1974 en la revista Rolling Stone. Estas han sido las investigaciones más exhaustivas realizadas sobre este caso. La de Mendez, es ligeramente pro-extraterrestre pero muy bien documentada y la de Eszterhas, es una mirada objetiva a un pueblo enloquecido por los visitantes del espacio. El valor agregado de la investigación de Eszterhas, es que este llegó a Pascagoula dos semanas después de la abducción.

Joe Eszterhas Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Artículo del periodista Joe Eszterhas titulado “Hombres garra del espacio exterior” sobre el caso Pascagoula, publicado en la edición de 1974 de la revista Rolling Stone.
Lamentablemente, la mayoría de sitios web que se refieren al caso Pascagoula no han tenido acceso a estos documentos por lo que su presentación de los hechos es demasiado superficial, por no decir incompleta y subjetiva.
Existen otros reportes menores que no constituyen investigaciones reales puesto que los autores no estuvieron en el lugar de los hechos ni contactaron a ninguno de los involucrados sino que construyeron un reporte basándose en las noticias publicadas en los periódicos sobre el suceso, principalmente las publicadas en el Pascagoula Mississippi Press y el Mississippi Press Register. Estos reportes están incluidos en los libros: “Beyond Earth: Man Contact With UFOs” escrito por Ralph y Judy Blum  y “The UFO Book” escrito por Jerome Clark.
James Harder, el investigador de APRO (Aerial Phenomena Research Organization) que entrevistó e hipnotizó a los abducidos dos días después de la abducción escribió un articulo publicado en el boletín de APRO de Octubre de 1973.
Es importante mencionar que el famoso debunker, Philip Klass, también realizó una investigación sobre el caso Pascagoula, pero como suele suceder con muchos de estos personajes, Klass no visitó el lugar o habló con los abducidos o las personas involucradas directamente en el caso. Esta fue incluida en su libro “UFOs explained” (Ovnis explicados.)
En todo caso, los argumentos, como el de Klass y otros, que sostienen que el caso es un fraude serán presentados en la próxima y última entrega sobre el caso Pascagoula.

La mañana siguiente

La misma noche de la abducción, antes de retirarse de la comisaria, Charlie Hickson le pidió al Sheriff Diamond que mantuviera discreción sobre lo sucedido, que no lo comentara con la prensa o con otras personas, el Sheriff aceptó. Esa noche terminó con los dos amigos regresando a sus casa pasada la medianoche.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
A la izquierda, William Mendez, autor del libro “UFO, Contacto en Pascagoula”. Al centro, la famosa abducida Betty Hill y a la derecha, Charlie Hickson.
La mañana del viernes 12 de Octubre de 1973, Charlie y Calvin se presentaron a trabajar al astillero Walker.
Danny Davis, el jefe del astillero, declaró que ese día Charlie estaba tan nervioso que le temblaba la mano cuando fumaba y que no podía acercar la taza de café a su boca sin derramar el líquido.
Esa mañana, los teléfonos del astillero empezaron a recibir llamadas de periodistas de diferentes partes de Mississippi preguntando por los seres del espacio. Charlie inmediatamente llamó al Sheriff Diamond para reclamarle por no haber mantenido en secreto lo sucedido. El Sheriff Diamond le dijo que fueran a la comisaria porque su oficina estaba llena de periodistas y agregó:
“Yo no sé como salió de esta oficina pero, en todo caso, no podemos privar al mundo de una historia como esta.” 
Este comentario del Sheriff Diamond nos permite sospechar que fue él mismo o alguien de su oficina quien filtró la información a la prensa para ganar protagonismo.
Minutos después, esa misma mañana, Charlie y Calvin se reunieron con el dueño del astillero, Johnny Walker junior, quien se había enterado de los rumores y quería escuchar el relato de boca de sus empleados.
Luego de escuchar la increíble historia, Walker les dijo que deberían conseguir un abogado que les proporcionara consejos legales para manejar mejor la situación. Los amigos aceptaron y Walker inmediatamente llamó a Joe Colingo, quien no solo era el abogado del astillero sino que estaba casado con su hermana.
De acuerdo con las declaraciones de Colingo recogidas por el periodista Joe Eszterhas, cuando Walker le comentó a Colingo el caso de los abducidos, el abogado no mostró ningún interés en el caso. Fue cuando Walker le dijo a Colingo “Maldición, si ellos han visto lo que dicen haber visto, esta historia vale alrededor de un millón de dólares.” que Colingo se interesó en el caso.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
A la izquierda, la foto de un molesto Calvin Parker que acompañó el cable de la agencia de noticias UPI sobre el caso Pascagoula que dio la vuelta al territorio norteamericano. Esta nota fue publicada el 12 de octubre de 1973. A la derecha, Charlie Hickson.
Horas después, los abducidos estaban en la oficina del Sheriff acompañados por Colingo, quien quería que estos se sometieran a un detector de mentiras para confirmar la veracidad de lo relatado y así poder conseguir más dinero por la historia. Se realizó una llamada a las oficinas de Alabama, pero las autoridades del lugar no querían involucrarse en un suceso de una naturaleza tan extraña. No se volvió a hablar de la prueba del polígrafo hasta días después.
Esa misma mañana, el ayudante del Sheriff Diamond, Barney Mathis, quien había estado en los interrogatorios de la noche anterior declaraba:
“Yo tengo una mente abierta y tendría que ver las criaturas yo mismo. Pero ellos eran muy serios y ambos contaron la misma historia. Si estos dos muchachos están mintiendo, deberían estar en Hollywood. Se les veía tan asustados que yo temía que pudieran sufrir un paro cardiaco.”

¡Radiación!

Los interrogatorios no cesaban. El viernes 12 de Octubre, Charlie y Calvin fueron interrogados por Tom Huntley, el jefe de detectives de la comisaría de Pascagoula y uno de los detectives más respetados de Pascagoula.
Huntley declaró para el periodista Joe Esterszhas sus impresiones sobre aquel interrogatorio:
“Ellos estaban en shock, te podías dar cuenta, un shock muy fuerte, y en los catorce años que he estado en el negocio del crimen, y he hablado con asesinos y demás, nunca he visto a alguien en ese estado.”

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
La Base Keesler de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos ubicada en Biloxi, Mississippi, cerca a Pascagoula, fue el lugar en el que Charlie y Calvin fueron examinados para detectar radiación. Luego de los exámenes, fueron interrogados sobre su experiencia por un grupo de oficiales de la Base . (Foto por USAF)
Al mediodía del viernes 12 de Octubre, Calvin y Charlie empezaron a preocuparse por la radiación. Decían que quizás estaban contaminados y que podían contagiar a sus familias. El abogado Joe Colingo y Tom Huntley llevaron a los abducidos al hospital de la zona pero en este no tenían los equipos necesarios para detectar radiación. Tom Huntley llamó a la Base Keesler de la Fuerza Aérea y les solicitó que examinaran a Charlie y a Calvin. Los oficiales de la Base Keesler aceptaron y los abducidos fueron examinados.
El exámen determinó que no existían rastros de radiación en ninguno de los dos. Antes de retirarse de la Base Keesler, Charlie y Calvin, acompañados por Huntley,  fueron interrogados sobre su experiencia por oficiales de la USAF  (Fuerza Aérea de los Estados Unidos). La transcripción de este interrogatorio fue incluída en un reporte oficial. La primera página de la transcripción se puede ver en la imagen de arriba y el documento completo se puede leer aquí. Este documento demuestra que a escasos tres años del cierre del proyecto Libro Azul y del supuesto final de las investigaciones de la USAF sobre el tema ovni, la USAF aún seguía interesada en este tema.
Es más, el reporte del interrogatorio de la USAF es el único documento oficial del gobierno norteamericano sobre una investigación de un caso de abducción. Un detalle importante es que el reporte del interrogatorio incluye información sobre dos testigos adicionales que también vieron un ovni en la noche del 11 de octubre de 1973 incluyendo un oficial de policía llamado Raymond Broadus. Este y otros testimonios de personas que vieron un ovni esa misma noche serán revisados, en detalle, en la siguiente entrega de esta serie. Este documento es importante para desbaratar algunas teorias que sostienen que Parker nunca relató los hechos y que podría haber sido engañado por Hickson. En este interrogatorio, como en otros realizados por el Sheriff Diamond o por Allen J. Hynek, Parker relata sus experiencias en detalle.
Esa tarde, los abducidos se reunieron con Joe Colingo, quien les explicó que los protegería de los periodistas, que se encargaría de todo lo que hubiera que hacer y que además los ayudaría a hacer mucho dinero con su historia.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Primera página del reporte oficial del interrogatorio realizado por oficiales de la USAF (Fuerza Aérea de Estados Unidos) a Calvin Parker y Charlie Hickson el 12 de Octubre de 1973.
En el humilde pueblo de Pascagoula, Colingo, quien conducía un lujoso Cadillac,  se hacía pasar por un importante hombre de mundo ya que por esas casualidades del destino había sido el abogado del famoso baterista de jazz, Buddy Rich (1917-1987) y solía impresionar a los sureños con sus historias de exclusivas fiestas del jet set de Las Vegas y Beverly Hills.
Hickson y Parker no fueron la excepción, quedaron impresionados y lo aceptaron como su abogado.
Según Joe Eszterhas, esa misma tarde se firmó un contrato que nombraba a Colingo como su representante y abogado, y que le otorgaba un porcentaje de los ingresos que se pudieran generar con la historia.

La llegada de Hynek y Harder

Para el sábado 13 de Octubre, la locura mediática estaba en pleno in crescendo. Varios diarios locales habían publicado la historia, equipos de televisión y redactores de noticias de diferentes lugares del territorio norteamericano, así como investigadores independientes, inundaban las calles de Pascagoula.
En la mañana del sábado,  James Harder (1926-2006), investigador de APRO (Aerial Phenomena Research Organization), llegó a las oficinas del astillero Walker para reunirse con los abducidos y escuchar su historia.
Luego, alrededor de las dos de la tarde, llegó el reconocido astrónomo, ufólogo y consultor científico del proyecto Libro Azul, Allen J. Hynek (1910-1986).
Los abducidos volvieron a relatar su experiencia para Hynek.
Luego de largos interrogatorios, Hynek y Harder decidieron que la hipnosis podría ayudarlos a recordar más detalles del suceso. Calvin y Charlie se negaron rotundamente a ser sometidos a hipnosis.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
A la izquierda, el investigador de APRO (Aerial Phenomena Research Organization), James Harder. A la derecha, Allen J. Hynek. Esta foto fue registrada durante la conferencia de prensa organizada después de que les haya advertido.
Cuando Charlie le confesó a Harder que estaba sufriendo de dolores de cabeza desde la noche de la abducción, Harder logró convencerlo de que la hipnosis lo podría ayudar a eliminar esos dolores. Charlie se dejó hipnotizar pero cuando empezó a regresar mentalmente a los sucesos de la noche del 11 de octubre entró en pánico y tuvieron que detener la sesión.
Charlie recuerda haber salido del cuarto del astillero especialmente acondicionado para el interrogatorio y haber visto entrar a Calvin. Debido al carácter de Calvin, quien por muchos años, se mantuvo en silencio sobre lo sucedido, no conocemos lo que sucedió en esa sesión de hipnosis. (Muchos años después, en 1993, Calvin Parker daría una nueva y controversial versión de los hechos en un video que él mismo produjo titulado “The Alien Connection, The Calvin Parker Story”, pero eso lo veremos, en detalle, en la cuarta parte de esta serie sobre el caso Pascagoula.)
Pocos minutos después, Harder y Hynek presentaban una conferencia de prensa. Hynek declaró: “No son personas desequilibradas, no son unos chiflados….”
La posición de James Harder fue menos objetiva:  “Hubo algo ahí que no era terrestre, de donde vienen y por que están aquí es un tema de conjeturas pero el hecho de que están aquí (en este planeta) es una verdad más allá de una duda razonable”
Años después, Hynek agregó:
“Fui a Pascagoula con una posición negativa, pero hablé con estos hombres por bastante tiempo, escuché las cintas de audio que fueron grabadas cuando ellos no sabían que estaban siendo grabados, vi como Charlie se comportaba durante la hipnosis… Ellos han vivido una experiencia, punto.”

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Dos de los artículos publicados en los días siguíentes a la abducción de Pascagoula.

La invasión de los periodistas del espacio

El domingo 14 de Octubre muchos periódicos locales e internacionales habían publicado la historia de los pescadores de Pascagoula acompañada de las declaraciones de Harder y Hynek.
Esa tarde, James Harder, antes de regresar a California, volvió a hipnotizar a Calvin pero, una vez más, tuvo que detener la sesión porque Calvin experimentó un fuerte estado de terror.
Para este entonces, las familias de Calvin y Charlie ya estaban sufriendo el acoso de los medios de comunicación. El lunes 15 de Octubre, cuatro días después de la abducción, Charlie y Calvin aún no podían reintegrarse a su trabajo normalmente porque los reporteros y las llamadas no los dejaban en paz. El dueño del astillero les propuso que se tomaran una semana libre para calmar la fiebre de los hombres del espacio y ellos aceptaron.
La locura que los hombres del espacio habían desatado en el Golfo del Mississippi fue tan fuerte que el coronel James Howell de la oficina de Información Pública de la Fuerza Aérea se vio obligado a explicar la posición de la institución en el diario Mississipi Press:
“Estamos fuera del tema ovni, y lo hemos estado desde 1969. La Fuerza Aerea no investigó, no investiga ahora, y no va a investigar reportes de ovnis. Cuando recibimos reportes de ovnis, si es que se sienten amenazados, referimos a la gente a sus autoridades locales.”

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
El Sheriff Fred Diamond del condado Jackson en Mississippi, quien entrevistó a Charlie Hickson y Calvin Parker la misma noche en la que ocurrió la abducción y que luego siguió de cerca los hechos del caso.
Esto se contradice directamente con la transcripción oficial del interrogatorio realizado en la Base Aerea Keesler a Parker y Hickson en 12 de Octubre de 1973.
El Sheriff Diamond explica la locura que se vivía en sus oficinas a causa del relato de los abducidos:
“Recibimos llamadas de medios de comunicación de todo Estados Unidos. Es decir, TV y estaciones de radio que ni siquiera sabía que existían, una después de la otra. Nuestra central telefónica estuvo congestionada por casi cuarenta y ocho horas.
La locura de los reporteros llegó a tal nivel que uno de ellos trató de entrar a la fuerza a un cuarto en el que se encontraban Parker y Hickson, gritando que si lo querían detener tendrían que dispararle.

El ambicioso Colingo

Al parecer, el Sheriff Diamond se había negado sistemáticamente a revelar información trascendental sobre el caso a los periodistas y no les había permitido escuchar las grabaciones de audio de los interrogatorios.
Según el periodista Joe Eszterhas, esto se debió a la intervención del abogado Joe Colingo, quien convenció al Sheriff de no revelar información a ningún periodista puesto que estos no estaban dispuesto a pagar un dólar por la historia.
Colingo le explicó a Diamond que iba a vender la historia por una buena cantidad de dinero para que se hicieran libros y películas y que le agradecería si tomaba esto en cuenta.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
La grabación que el Sheriff Diamond realizó la noche del 11 de Octubre de 1973, mientras Charlie y Calvin conversaban sin saber que estaban siendo grabados no fue escuchada por los abducidos hasta un año después. Esta foto fue tomada en el momento en el que Charlie escucha, por primera vez, su voz en la grabación secreta.
La posición de Colingo sobre la veracidad del relato de Parker no tiene valor ya que, evidentemente, está sesgada por su ambición monetaria. Sin embargo, vale la pena conocerla porque nos muestra al personaje en su verdadera dimensión:
“Bueno, no puedo entender por que mentirían. He hablado con ellos una y otra vez. El Sheriff también lo hizo. Esos hipnotizadores también lo hicieron. Y todos piensan que están diciendo la verdad, yo pienso que están diciendo la verdad. Si están mintiendo, vamos a botar a los malditos de Mississippi y nos aseguraremos que nunca puedan trabajar aquí.”
La investigación de Eszterhas es confiable y sirve como un ancla sobre la cual sopesar otras investigaciones. Eszterhas escribió el artículo para la revista Rolling Stone y esta revista, al margen de dedicarse a temas que no están necesariamente relacionados con el periodismo tradicional, tiene, como cualquier revista de gran tiraje, un estricto mecanismo de confirmación de información que comprueba los datos recogidos por sus cronistas o periodistas para evitar denuncias y juicios. Si Eszterhas hubiera publicado un dato falso, la revista Rolling Stone habría sido demandada, inmediatamente, por Colingo, quien no iba a dejar pasar oportunidad como esa.
De acuerdo a los datos recogidos por Eszterhas, días después del incidente, la cadena de televisión NBC envió un equipo para filmar un reportaje sobre el hecho. Cuando Colingo se enteró que los enviados de la cadena televisiva NBC no estaban dispuestos a pagar por la historia los expulsó de Mississippi.
Esterszhas relata que durante su encuentro con el abogado Colingo a finales de Octubre de 1973, este le pidió un millón de dólares por la historia:
“Un millón, creo que si vendemos los derechos para revista, libros y películas a uno de los grandes estudios, puede haber mucho dinero. Me gustaría que la revista Life estuviera aún en circulación…Hasta ahora, no hemos hecho mucho dinero. El otro día, tuve que prestarles dinero ( a Charlie y Calvin) para sus compras. Todos están haciendo dinero menos Charlie Hickson, Calvin Parker y Joe Colingo,”

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
A la izquierda, Charlie Hickson durante una sesión de hipnosis. A la derecha, Hickson exponiendo su caso en el primer Simposio UFO OZARK organizado por MUFON en Arkansas en 1988. (Foto por Antonio Huneeus/MUFON)
La realidad es que los abducidos nunca hicieron dinero con el caso.
Charlie, muchos años después, asistió a algunas conferencias para relatar su experiencia. En algunas se le pagó los viáticos, en otras se le asignó un pago significativo por su intervención, y en otras Charlie simplemente asistió sin recibir ningún pago. Evidentemente, esto no puede ser considerado un ingreso importante. Si los abducidos estaban mintiendo el dinero no fue el motivo.
Por su parte, Colingo nunca logró hacer realidad sus millonarios sueños. Lo único que consiguió fue que Charlie Parker fuera invitado al programa de televisión de Dick Cavett…
Semanas después de su aparición en televisión, Charlie despidió a Colingo ya que se dio cuenta que su única intención era hacer dinero con el caso.

La locura de los hombres-garra del espacio

Al margen de lo que realmente sucedió la noche del 11 de Octubre a las orillas del rio Pascagoula, la demencial transformación que sufrió el pueblo de Pascagoula en los días posteriores es digna de relatarse.
Un detective que se vuelve comediante, un senador preocupado por espías marcianos, y un pastor convencido que los visitantes eran demonios…
Los detalles de esta comedia digna de Mounty Python son descritos con humor por Joe Eszterhas, en su brillante pero sardónico artículo titulado “Claw Men from Outer Space” (Hombres garra del espacio exterior) publicado en la revista Rolling Stone en Enero de 1974.
A pocos días del evento, el detective Tom Huntley, quien había entrevistado personalmente a los abducidos, tuvo una original idea para hacer dinero. Huntley decidió hacer una parodia del interrogatorio que había realizado a los abducidos y grabarla en una cinta de audio para ofrecerla a algún sello musical. Esta parodia le abriría las puertas necesarias para convertirse en comediante…

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Fragmento del artículo “Claw Men From The Outer Space” (Hombres garra del espacio exterior) escrito por Joe Eszterhas y publicado en la revista Rolling Stone de Enero de 1974, en el que se relata el episodio del detective que quería ser comediante.
Huntley habló del tema con Colingo quien, por supuesto, aceptó, siempre y cuando hubiera dinero de por medio. Eszterhas relata que Huntley se paseaba con una grabadora en la mano probando sus chistes con los ciudadanos de Pascagoula.
Por si fuera poco, el mismo Huntley tenía una grabación de audio que supuestamente era el sonido del motor de un ovni en pleno vuelo. Huntley reproducía esta grabación a todo volumen a sus amigos más cercanos como prueba de la autenticidad de la visita de los hombres del espacio. El sonido supuestamente había sido registrado por tres oficiales ayudantes del Sheriff del condado cercano de  Slidell en Louisiana, en la misma noche de la abducción de Parker y Hickson.
La noche del 11 de Octubre, los tres oficiales de Slidell habían recibido varias llamadas de los habitantes de Orleans Parish reportando ovnis. Los tres oficiales se dirigieron a la zona para interrogar a quienes habían realizado las llamadas y lograron observar por cinco minutos al ovni. Uno de los oficiales tenía una grabadora de sonido y registró el ruido que producía el objeto volador. La locura empeoró con el paso de los días…
Joe Colingo le relató a Joe Eszterhas que una mañana entró a la oficina de Orville Bryant, uno de los supervisores del astillero Walker y escuchó la siguiente conversación telefonica:
“Creo que los hombres-garra eran unos robots de Marte que vinieron aquí abajo, usted sabe, porque estamos construyendo un montón de cosas nuevas en el astillero y ellos querían saber por ellos mismos como construimos barcos aquí en el astillero Walker, esa es mi opinión, seguro, cuando usted quiera Senador.”
Cuando Colingo preguntó quien estaba al otro lado de la línea, Bryant le reveló que era un senador de Iowa.
Si bien Colingo no logró hacer dinero con la historia, habían otros con mejor suerte. Murphy Givens, un reportero del diario Press Register de Pascagoula vendía la historia a las agencias de noticias a 25 dólares la copia. El mismo diario Mississippi Press Register produjo un folleto titulado  ”UFOs over Mississippi, a seven day space odyssey” (“OVNIs sobre Mississippi, una odisea espacial de siete dias”) que presentaba un resumen de los hechos del caso Pascagoula y que se vendia a un dólar. (ver imagen de abajo)

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Folleto informativo sobre el caso Pascagoula titulado “UFOs over Mississippi, a seven day space odyssey” (“OVNIs sobre Mississippi, una odisea espacial de siete dias”) producido por el diario Mississippi Press Register a pocos dias de la abducción. El folleto se podía adquirir por un dólar.

Riddick y su cruzada contra los demonios del espacio

Pero lo peor fue el increíble episodio sucedido entre el investigador de ovnis de Massachusetts, Stephen Putnam y el Reverendo Billy Riddick de la iglesia de Ocean Springs, una de las congregaciones cristianas más grandes de Mississippi.
Por aquellos días, el Reverendo Riddick predicaba en sus sermones que Parker y Hickson habían sido poseídos por Satán y que los supuestos visitantes del espacio eran nada menos que los demonios de los que habla el evangelio de Mateo.
Pocos días después de la abducción, a la medianoche, Putnam estaba investigando en el lugar mismo de la abducción cuando se encontró con el reverendo Riddick, quien había ido al lugar, probablemente para asegurarse de que no hubieran mas demonios. para investigar. El Reverendo Riddick, quien había escuchado rumores que decían que los seres del espacio se comunicaban telepáticamente, pensó que Putnam estaba en ese lugar para invitar mentalmente a los demonios y decidió detenerlo .
Nadie sabe como lo convenció, pero esa noche Putnam cayó de rodillas, se entregó a Cristo y fue bautizado por el reverendo Riddick.
El día siguiente, Riddick relató el episodio a sus fieles:
“¡Anoche Stephen Putnam aceptó a Cristo como su salvador! y yo lo escuché esta mañana diciendo, después de haber sido salvado y bautizado, ‘¡Yo estuve allá afuera anoche esperando al demonio!, entonces le pregunté, le dije, ‘¿los hombres que creen en ovnis van a estos lugares y a través del pensamiento le rezan a estos seres? y él dijo, ‘Si, lo hacen’, ¿y ustedes saben lo que es esto? Esto, mis amigos, es posesión demoniaca.”

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
A la derecha, dentro de un recuadro, la publicidad del famoso sermón del Reverendo Riddick sobre los demonios del espacio que atacaron Pascagoula. El sermón duraba noventa minutos, estaba grabado en un cassette de audio doméstico, y se podía adquirir por la módica suma de dos dólares.
Pero, el Reverendo Riddick no solo convirtió al ufólogo Putnam al cristianismo sino que firmó un contrato con un sello musical de Cincinnati para producir un álbum titulado “Visitantes del espacio exterior, lo que dijo el Señor…” basado en el sermón que ya vendía en su iglesia a dos dólares en casetes de audio de 90 minutos. La publicidad de los casetes, publicada en uno de los periódicos de Pascagoula durante las últimas semanas de Octubre decía:
“Prueba concluyente de la Biblia que no existe la vida en otros planetas. ¿Hay una explicación bíblica para la aparición de extrañas criaturas en la Tierra? ¡Sí!, y usted necesita la respuesta.”
Pascagoula se había convertido en Macondo, matizado con apariciones alienígenas, en pleno golfo del Mississippi.
Si bien los pescadores fueron quienes reportaron el increible suceso no son necesariamente quienes iniciaron el carnaval alienígena. Los principales culpables parecen ser el abogado Joe Colingo, el Sheriff Fred Diamond y el reportero del Mississippi Press Register, Murphy Givens, de quien nos ocuparemos en la siguiente entrega.
Podemos avanzar una primera conclusión sobre el caso Pascagoula: los pescadores no estaban mintiendo ni por dinero ni por fama. Esto se confirma por las declaración de Colingo y las investigaciones de Mendes que sostienen lo mismo: el caso no genero dinero, al menos, no en cantidades dignas de tomarse en cuenta. Así que si se quiere presentar el caso Pascagoula como un fraude planificado por Parker y Hickson hay que buscar otro móvil. El investigador William Mendez relata un detalle que ha pasado casi desapercibido pero que, de manera indirecta, confirma lo dicho. En una de las primeras entrevistas para televisión que dieron los abducidos, estos estaban tan avergonzados y asustados que fueron filmados declarando de espaldas a la cámara.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Calvin Parker y Charlie Hickson reunidos a finales de los noventas.
Entonces, si asumimos que mintieron y como hemos visto, no fue por dinero ya que todos hacían dinero menos ellos, ¿por qué mentir? ¿con qué objetivo?
Podemos especular más. Quizás no mintieron sino que fueron engañados por un grupo de bromistas o como sostienen algunos desinformados simplemente estaban en estado de ebriedad. El segundo argumento ni siquiera merece ser tomado en cuenta puesto que ninguno de los oficiales de la oficina del Sheriff del condado Jones reportó que Parker o Hickson se encontraban bajo los efectos del alcohol cuando llegaron a la comisaría. Charlie Hickson declaró, desde un inicio, que luego de la abducción bebió un par de tragos en su vehículo para calmarse y que esa misma noche, en su casa, bebió un par de copas más para poder dormir.
¿Podría ser una broma perpetrada por un grupo de sureños? Sí, pero no existen pruebas que sustenten esa afirmacion. Además, después de conocer la crónica de Joe Eszterhas podemos concluir que Pascagoula era, en ese entonces, el típico “Pueblo chico, infierno grande”. Si la abducción hubiera sido la obra de un grupo de graciosos que decidieron jugarle una broma pesada a Parker y Hickson, muy probablemente, ya se sabria.
Las opciones se van agotando…
En las semanas siguientes a la abduccion, Calvin tuvo una crisis nerviosa que lo obligó a permanecer internado en un hospital,  Charlie aceptó pasar una prueba de polígrafo y el abogado Joe Colingo fue despedido. Con el tiempo, Charlie, quien empezó a calificar a los seres del espacio como robots, se acostumbró a conceder entrevistas sobre su experiencia mientras que Calvin decidió aislarse y no volver a hablar del tema.
En la próxima entrega, revisaremos la prueba de polígrafo realizada a Charlie Hickson, otros reportes de ovnis recibidos la misma noche de la abducción, un testigo que aparece treinta años después, las pruebas psicológicas realizadas a los abducidos, y la teoría sobre las famosas cámaras de vigilancia del astillero Ingalls y los cobradores de peaje que deberían visto la abducción…

por Alan Brain
Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson mostrando la portada del libro que escribió con William Mendez titulado “UFO, Contact in Pascagoula” (“Ovni, contacto en Pascagoula”).
En las dos entregas anteriores sobre el caso Pascagoula, revisamos la experiencia vivida por Charlie Hickson (1931-2011) y Calvin Parker la noche del 11 de Octubre de 1973 y relatamos los extraños acontecimientos que convirtieron al pueblo de Pascagoula en un circo extraterrestre.
En esta tercera entrega, revisaremos trwa elementos fundamentales en este controvertido caso de abducción: la prueba del polígrafo realizada a Charlie Parker y dos de los principales argumentos de los debunkers que son las cámaras del astillero Ingalls y los operadores de las garitas de control de los puentes del rio Pascagoula.

Colingo y el polígrafo del millón de dólares

Sobre esta prueba existen dos versiones complementarias, la relatada por el periodista de la revista Rolling Stone Joe Eszterhas en su artículo titulado “Claw Men From Outer Space” (“Hombres garra del espacio”) basada en sus conversaciones con Joe Colingo, el abogado de los abducidos,  y la de William Mendez, coautor del libro “UFO, Contact in Pascagoula” (“OVNI, Contacto en Pascagoula”).
Según el reportero de Rolling Stone, fue él mismo quien convenció al abogado Joe Colingo para que sometiera a Charlie Hickson a la prueba del polígrafo.
En una de sus conversaciones con Joe Colingo, en octubre de 1973, Eszterhas le preguntó por la prueba. Colingo, probablemente, pensó que esta prueba convencería al reportero de Rolling Stone de la autenticidad de la historia y lo impulsaría a pagar una suma millonaria por los derechos de la misma. El abogado inmediatamente llamó a su amigo Charles Pendleton, cuyo hermano era el director de la Agencia de Detectives Pendleton en New Orleans y lo convenció diciéndole que fuera cual fuera el resultado de la prueba habría mucha publicidad. Pendleton envió a uno de sus hombres a Pascagoula para realizar la prueba del polígrafo a los abducidos.  Eszterhas, quien afirma haber estado en la oficina de Colingo cuando se realizó esta llamada telefónica, le preguntó a Colingo porque no contrataba a alguien de mayor prestigio para realizar la prueba. Colingo le respondió que eso le costaría alrededor de dos mil dólares.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson se sometió a una controversial prueba de polígrafo en octubre de 1973. La prueba realizada por Scott Glasgow determinó que Charlie estaba diciendo la verdad.
Para ese entonces, Calvin Parker había sufrido una crisis nerviosa y estaba internado en un Hospital de Laurel, Mississippi. Por esa razón, Charlie tuvo que pasar la prueba del polígrafo solo.
Cuando Colingo se enteró de que Parker no estaba disponible para realizar la prueba dijo indignado:
“Espero que los malditos estén diciendo la verdad. Espero que no hayan inventado esto. No me importa lo que hayan declarado estos tarados, yo no creo en sus malditos hombres-garra pero hay mucho dinero involucrado.”
Esta declaración de Colingo confirma, una vez más, que el único interés que el abogado tenía en el caso era el dinero.
La prueba del polígrafo realizada por Scott Glasgow, enviado de la Agencia de detectives Pendleton, determinó que Charlie Hickson consideraba su relato como verdadero y que no estaba mintiendo.
El debunker Philip Klass señaló que la prueba duró menos de una hora y que Scott Glasgow aún no había obtenido la certificación legal de la escuela de New York como operador de polígrafo y que por consiguiente no tenía suficiente experiencia. Lo cierto es que, como explica este estudio realizado por la Departamento de Consultas Tecnológicas del Congreso norteamericano, las pruebas de polígrafo pueden durar de una a tres horas dependiendo de las circunstancias. En cuanto a la experiencia de Glasgow, si bien es cierto que Scott Glasgow aún no había obtenido la certificación legal, este ya había terminado su formación como operador de polígrafo. Se puede poner en duda su experiencia pero no se puede descartar por completo el resultado de la prueba.
Cabe destacar que aún no existe consenso sobre la validez de la prueba de polígrafo como evidencia en una corte.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Scott Glasgow (izquierda) le explica al Sheriff Diamond los resultados de la prueba del polígrafo realizada a Charlie Hickson.
Estos detalles han hecho que algunos debunkers sostengan que se escogió a este operador de polígrafo deliberadamente para que el resultado de la prueba fuera positivo ya que era amigo del abogado Colingo. La principal razón para descartar este argumento es que si Colingo hubiera arreglado el resultado de la prueba de antemano, la prueba habría sido realizada no solo a Hickson sino también a Parker y probablemente habría sido realizada por un operador certificado contratado para decir lo que Colingo quisiese que diga. No olvidemos que para Colingo la prueba era un arma fundamental en su retorcida cruzada por conseguir una oferta millonaria a cambio de los derechos de la historia.
Si la prueba hubiera sido arreglada, Colingo se habría encargado de que Parker y Hickson pasaran la prueba y  el periodista Joe Eszterhas lo habría reportado claramente en su crónica del caso Pascagoula ya que fue testigo de todos los acontecimientos relacionados con la prueba.
El investigador William Mendez, coautor del libro “UFO, Contact in Pascagoula” (“OVNI, Contacto en Pascagoula”) confirma el relato de Colingo sobre las circunstancias alrededor de la prueba del polígrafo. Según Mendez, Colingo y el Sheriff Diamond contactaron a varias agencias para realizar la prueba. Una de ellas solicitó que la prueba se realizase en sus instalaciones pero Colingo y Diamond no aceptaron movilizar a los abducidos. Esta agencia además requería el pago de unos cuantos cientos de dólares para realizar la prueba. Otra agencia se negó porque no había ningún crimen involucrado en el caso. Fue luego de estos intentos que Colingo decidió llamara su amigo Charles Pendleton y contactar a la Agencia de detectives del hermano de este último.
Queda claro que en el tema de la prueba del polígrafo el motor de las decisiones que levantan sospechas fue la intención de Colingo de no pagar un dólar por la prueba, sea por la realizacion de la misma o sea en gasolina para transportar a Charlie y a Calvin a otra ciudad.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson (primero de la izquierda) en el pozo de petróleo de la familia Hickson. El pozo no generó mucho dinero pero ayudaba a aliviar la situacion económica de los Hickson.
Luego de la prueba, Eszterhas le preguntó a Colingo si sometería a Charlie a otra prueba de polígrafo o si sometería a Calvin a la misma prueba. Colingo respondió que no era necesario, que una era suficiente y que no quería que nada arruinara las cosas.
El investigador William Mendez también intentó realizar una segunda prueba de polígrafo a Charlie Hickson durante los años en los que investigó el caso. Mendez lo explica en su libro:
“Cuando empecé a investigar el incidente Pascagoula mi intención era someter a Calvin y a Charlie a una prueba de polígrafo. Como un primer paso, consulté con una firma de operadores profesionales de polígrafo para discutir caul sería la mejor manera de realizar las pruebas. Por supuesto, nosotros queríamos que las pruebas fueran exhaustivas y objetivas. Lo que descubrimos fue que los operadores de polígrafo protegen extremadamente su reputación. Tanto así que empezamos a encontrar una gran dificultad en obtener una prueba objetiva ya que, obviamente, el resultado “sano” o “seguro” sería que Charlie y Calvin no estaban diciendo la verdad. También aprendimos que era posible “escoger” a un operador que concluiría lo que nosotros quisiéramos que concluya. Bajo estas condiciones decidimos olvidarnos de las pruebas de polígrafo…”
En octubre de 1975 se realizó una conferencia sobre el tema ovni en Arkansas. El evento contó con la participación de destacados ufólogos como el Dr. Hynek, Stanton Friedman y el Dr. Harder. Los organizadores invitaron a Charlie Hickson y le pidieron que se sometiera a una nueva prueba de polígrafo durante la conferencia y Charlie aceptó. Horas antes de su aparición en la conferencia, Charlie se negó a realizar la prueba de polígrafo.
Según el investigador William Mendez, quien en ese entonces ya se encontraba investigando el caso y era un amigo cercano de Hickson, este se negó porque se sintió incómodo al sentir la presión de la presencia de las luminarias de la ufología, quienes esperaban que Charlie pasara la prueba.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson murió en el 2011 convencido de que la experiencia que vivió la noche del 11 de octubre de 1973 fue real. (Foto por www.debshome.com)
Además, por esos días, Charlie había contado casi siempre con William Mendez para asesorarlo en asuntos tecnológicos como, por ejemplo, la legitimidad de una prueba de polígrafo y la imparcialidad del operador de turno. Mendez, quien había planeado estar con Hickson en la conferencia, tuvo que cancelar su viaje a Arkansas en el último minuto y no pudo acompañar a Hickson.

Las famosas cámaras del astillero Ingalls

La mayoría de los artículos que sostienen que el caso Pascagoula es un fraude, se apoyan en la historia de las cámaras del astillero Ingalls, que colindaba con el lugar dónde ocurrió la abducción, que no registraron nada extraño la noche del 11 de octubre de 1973 y se apoyan también en el testimonio de los operadores de las garitas de control de los puentes del rio Pascagoula.
Veamos que dice Wikipedia al respecto:
“Investigaciones posteriores realizadas por Joe Eszterhas de la revista Rolling Stone revelaron información adicional, llevando a incrementar el escepticismo sobre la supuesta abducción.  El lugar donde supuestamente tuvo lugar la abducción y el aterrizaje del ovni estaba a plena vista de dos garitas de peaje que funcionaban las 24 horas del día y ningún operador vio nada esa noche. Además, el sitio de la abducción estaba en el rango de las cámaras de seguridad del astillero Ingalls, pero las cámaras no capturaron nada inusual esa noche.”
Si buscamos en la web alguna referencia a esta investigación, solo encontraremos este párrafo repetido hasta el cansancio. Lo cierto que es Wikipedia y todas las demás webs que han hecho eco de este párrafo no están diciendo la verdad completa…fundamentalmente porque no se han preocupado en investigar o, al menos, en recurrir a la fuente de esa investigación.
El extracto de Wikipedia, que se repite en toda la web, es un resumen de un fragmento del artículo que Joe Eszterhas escribió para la revista Rolling Stone, en enero de 1974, sobre el caso Pascagoula titulado “Claw Men From Outer Space” (“Hombres garra del espacio exterior”). En la imagen de abajo se puede apreciar el pasaje en cuestión. No hay más, eso es todo. El artículo de Eszterhas tiene más de 8 páginas pero solo un pequeño párrafo fue dedicado a este detalle.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Este es el pequeño pasaje que el investigador Joe Eszterhas le dedica al tema de las cámaras de seguridad del astillero Ingalls y a las garitas de control de los puentes del rio Pascagoula, en su extenso artículo publicado en la edición de enero de 1974 de la revista Rolling Stone.
Remitámonos a la fuente, veamos lo que dice:
“Murphy Givens (periodista del periodico Mississippi Press Register)  habló con los oficiales del Sheriff, escuchó cínicamente los detalles, y se paseó por el pueblo haciendo preguntas. La zona de aterrizaje de los hombres-garra estaba en el campo de visión de dos garitas de control que funcionaban 24 horas al día: una de ellas trabajaba la vía ferroviaria entre Louisville y Nashville y la otra se encargaba del puente de la carretera número noventa. Murphy llamó por teléfono a los operadores y les preguntó si habían visto algo fuera de lo normal la noche del jueves. Bueno, ellos dijeron que no habían visto nada parecido a una cápsula espacial, si es que a eso se refería Murphy. Givens sabía también que las instalaciones del astillero Ingalls, a una milla del supuesto lugar de aterrizaje, utilizaba cámaras zoomar de seguridad para vigilar el rio Pascagoula y sus bancos, para proteger los proyectos de la marina norteamericana (muchos barcos destructores de la marina fueron construidos en el astillero Ingalls) de saboteadores radicales terrestres. Givens descubrió que las cámaras zoomar del astillero Ingalls habían girado de un lado al otro toda la noche del jueves pero que sus operadores no habían visto ningún brillo saboteador extraterrestre.”
Hay que aclarar que la investigación no fue realizada por Eszterhas sino por el periodista del Mississipi Press Register, Murphy Givens. Tenemos que entender que el artículo de Eszterhas no tiene la intención de presentar el caso Pascagoula como un fraude sino que es una crónica sardónica de los extraños sucesos acontecidos en los días posteriores a la abducción en el pueblo de Pascagoula.
Este es el único párrafo, en un extenso artículo, que Eszterhas le dedica a esta información. Eszterhas tomó esta información de las notas publicadas por Givens en el diario Mississippi Press Register. Eszterhas no confirmó ninguno de los detalles presentados en el párrafo citado. Esto queda claro en la forma como Eszterhas redactó el pasaje, siempre dejando en claro que fue Givens quien presentó esta información.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Esta es la portada de la revista Rolling Stone de enero de 1974 en la que se incluyó el artículo de Joe Eszterhas titulado “Claw Men from Outer Space” (“Hombres garra del espacio exterior”).
Empecemos por las cámaras de seguridad del astillero Ingalls. Si bien es cierto que estas cámaras podrían haber visto el aterrizaje del ovni debido a su ubicación, existen varios detalles que los debunkers no se han molestado en mencionar.
En 1973 no existían grabadoras de video capaces de registrar la señal de video proveniente de las cámaras de seguridad durante ocho o diez horas sin interrupción.
(Nota del autor posterior a la publicación de la entrada: Ni siquiera las grabadoras de video de carrete abierto, que utilizaban cinta de una o dos pulgadas y que existían desde la mitad de los años cincuenta, eran capaces de grabar tantas horas ininterrupidamente. Estas grabadoras eran denominadas como de “carrete abierto” porque la cinta no estaba dentro de un casete de plástico, como en los posteriores sistemas U-matic y Betamax, sino que se debía colocar manualmente en la máquina con las complicaciones que esto requería.
Existen rollos de cinta magnética de una, dos y hasta tres horas de duración pero no de diez. Una hora de video en estas grabadoras de carrete abierto ocupaba 1,300 metros de cinta magnética. Si hacemos un cálculo simple tenemos que diez horas de vigilancia nocturna ocupan 13,000 metros de cinta magnética. Solamente el almacenaje de tantos metros de cinta sería complicado. Además, estas maquinas, como la que se aprecia en la foto de abajo,  eran demasiado caras y su operación era complicada pues cuando el rollo se terminaba había que rebobinar la cinta, retirarla y volver a colocar una nueva. Un proceso que parece simple, pero que necesita cierto nivel de conocimiento técnico. Por ultimo, seria realmente insolito que un astillero, como el de los Ingalls, haya utilizado grabadoras de video de carrete abierto para registrar la señal de sus cámaras de seguridad. Es como si durante los noventas alguien hubiera utilizado una grabadora de video Betacam SX para registar la señal de una cámara de seguridad, inimaginable. Esta opción es muy improbable.)

Arriba izquierda, un reel o carrete de cinta de dos pulgadas. Arriba derecha y abajo, dos grabadoras de video del tipo “carrete abierto”. (Fotos por http://www.labguysworld.com)
Entonces, si el astillero Ingalls efectivamente grababa las imagenes de seguridad de sus cámaras, ¿cómo lo podría haber hecho? Si tomamos en cuenta que, quizás, la marina norteamericana estaba involucrada en la seguridad del astillero Ingalls ya que ahí se habían construido varios barcos destructores, podríamos asumir que tenían tecnología de punta. En ese entonces, la forma más profesional y viable, por no decir la única, de grabar tantas horas de video era en casetes de cinta de ¾ de pulgada en la grabadora Sony Umatic que había sido lanzada al mercado en 1971 (ver imagen de abajo). Esta grabadora solo aceptaba casetes de media hora o de una hora de duración. Para una noche de trabajo se habrían necesitado 10 casetes de una hora y un operador atento capaz de cambiar los casetes cada hora.
La manipulación de estas grabadoras que, en ese entonces, eran usadas por los canales de televisión, no era tan complicada como la manipulación de las grabadoras de carrete abierto pero igual se necesitaba un nivel mínimo de conocimientos técnicos. Para grabar 10 horas cada día se necesitaría un presupuesto enorme en cintas, así como un cuarto dedicado al almacenamiento de estas cintas y operadores especializados o, al menos, atentos a los requerimientos técnicos mínimos de las maquinas U-matic, como alineamiento y limpieza de las cabezas de lectura.
En 1973, solo existían esas dos opciones para grabar tantas horas de video: las grabadoras de video carrete abierto y las grabadoras U-matic. Las dos requerían el cambio de cinta o de cassete luego de una o dos horas dependiendo de la maquina. Al final de cada noche, los operadores de seguridad del astillero tendrían, en el caso de haber utilizado la grabadora de carrete abierto, 13,000 metros de cinta de una pulgada; y en el caso de haber utilizado la grabadora U-matic, 10 casetes de una hora de duración. Si las imagenes de seguridad eran registradas podemos asumir que, al menos, se guardaban por una semana. Nadie graba diez horas, con las complicaciones que eso tenía en ese entonces, para borrarlas al día siguiente. El almacenaje y organización de estas cintas o casetes es un tema complicado.
Lo más probable es que, en 1973, el sistema de seguridad del astillero Ingalls no haya contado con la capacidad de registrar la señal proveniente de las cámaras de seguridad. Por algo, Eszterhas dice claramente “las cámaras zoomar del astillero Ingalls habían girado de un lado al otro toda la noche del jueves pero que sus operadores no habían visto ningún brillo saboteador extraterrestre.”.
No se menciona la revisión de las imágenes registradas por las cámaras.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Las cintas de 3/4 de pulgada de un máximo de una hora de duración y una grabadora Umatic es lo que podría haber utilizado el astillero Ingalls para grabar las imagenes producidas por sus cámaras de seguridad. (Fotos por http://lovingumatic.tumblr.com/ y rewindmuseum.com)
El sistema de seguridad del astillero Ingalls era, muy probablemente, un sistema de seguridad que se basaba en la observación o vigilancia de los operadores de turno y no en el registro en cintas magnéticas de las imágenes producidas por las cámaras para una futura revisión.
Este simple detalle abre la puerta a una serie de posibilidades: los operadores podrían haber estado distraídos, los operadores podrían haber estado dormidos o inclusive podrían haber visto el objeto y haberlo confundido con un helicóptero de los que patrullaban la zona ocasionalmente.
Además, de acuerdo al relato de Parker y Hickson, el ovni habría sido claramente visible solo por unos pocos minutos mientras se acercaba emitiendo pulsos de azules de luz. No sabemos si el objeto se elevó con los abducidos en su interior, no sabemos si cuando se elevo encendió sus luces y no sabemos si mientras Parker y Hickson estuvieron dentro del ovni, este se encontraba en tierra.

El operador distraído

El caso de las garitas de control tampoco es concluyente. Como podemos observar en la imagen de abajo, las dos garitas, identificadas con las letras A y B, tienen rango de visión directo al lugar de la abducción marcado con un círculo. En la imagen de abajo, el lugar de la abducción está identificado con la letra C.
Revisemos los detalles sobre la garita identificada con la letra A. Esta garita es la que controla el puente levadizo que permite el paso de los barcos por el rio Pascagoula, atravesando el recorrido de la carretera número noventa. El operador de esta garita declaró a Murphy Givens no haber visto nada extraño la noche de la abducción.
La organización International UFO Registry (Registro Internacional de OVNIS) realizó, en la semanas posteriores a la abducción, un experimento interesante. Una persona se ubicó, de noche,  en el lugar en el que ocurrió la abducción y encendió un reflector, por varios minutos, apuntando hacia la garita de control del puente. Al final del experimento, el operador fue interrogado y declaró no haber visto ninguna luz.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
En esta imagen aérea se puede apreciar la ubicación de las garitas de control de los puentes del rio Pascagoula. Arriba, identificada como B, está la garita de control del puente ferroviario. Abajo, identificada como A, está la garita del puente de la carretera noventa. A la izquierda, identificado como C, está el lugar dónde tuvo lugar la abducción.
En 1975, ocurrió un accidente que aporta interesantes detalles sobre el nivel de alerta de los operadores nocturnos de la garita de control del puente de la carretera noventa. Una noche de Setiembre de 1975, un camión se estrelló contra uno de los lados del puente a poco menos de cien metros de la garita de control del puente. El operador no vio nada. Su descuido fue tan grande, que el accidente fue descubierto a la mañana siguiente gracias al hueco que el camión hizo en la barrera del concreto del puente.  El camión y el cadáver del conductor fueron hallados flotando en el rio y el operador del puente ni se había enterado.
Queda claro que los operadores nocturnos del puente de la carretera noventa no pasan la noche, precisamente, escudriñando el cielo en busca de luces y objetos voladores no identificados…
La garita identificada como B en la imagen de arriba controla un puente ferroviario que gira sobre si mismo para permitir el paso de los barcos atravesando el recorrido de las vias del tren.
La organización International UFO Registry (Registro Internacional de OVNIS) realizó el mismo experimento del reflector con la garita del puente ferroviario y obtuvo los mismos resultados: el operador no vio nada.
Posteriormente, El investigador William Mendez visitó la garita del puente ferroviario y observó que el televisor del operador de la garita estaba ubicado en una posición que bloqueaba completamente la vista al lugar de la abducción.
Algunos debunkers sostienen que la carretera número noventa tiene un nivel de tráfico regular durante la noche y que alguno de los conductores deberían haber reportado algo inusual la noche de la abducción. Este argumento es convincente, a nivel superficial, pero cuando se analizan los detalles pierde fuerza. Además, como veremos más adelante, hubo, al menos, tres personas que vieron un ovni, esa noche, desde la carretera noventa.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
En la imagen se puede apreciar la altura de la vegetación que rodea el lugar de la abducción y que bloquea la visibilidad cuando se llega a Pascagoula desde el puente y se tiene el lugar de la abducción sobre el lado derecho.
Existen dos formas de cruzar el puente de la carretera noventa: hacia Pascagoula (de derecha a izquierda en la foto de abajo) o saliendo de Pascagoula (de izquierda a derecha). Ver imagen aérea de la carretera arriba.
Opción 1:
Entrando a Pascagoula (de derecha a izquierda en la vista aérea de arriba), el lugar de la abducción se encuentra al lado derecho, pero entrando al puente no es visible porque la vegetación es tan alta que bloquea la visión. Siempre podemos alegar que se puede observar la zona aérea sobre el lugar de la abducción y esto podría haber permitido observar al ovni mientras emitía pulsos azules, pero también podríamos decir que esto duró pocos minutos y que podría haber pasado como un simple helicóptero. En todo caso, el lugar de la abducción se vuelve visible una vez que lo hemos rebasado. Es decir, el conductor o pasajero tendría que voltear para poder observarlo.
Opción 2:
Saliendo de Pascagoula (de izquierda a derecha en la vista aérea de arriba), el lugar de la abducción se encuentra al lado izquierdo. Varios tests realizados por el equipo de William Mendez han demostrado que en esta dirección el lugar de la abducción es visible solamente por unos segundos antes de llegar a la parte central del puente, luego la vista es bloqueada por una barrera de cemento que divide las vías del puente.

Los exámenes psicológicos

En 1976, el investigador William Mendez le encargó al Dr. Bernard A. Bast Ph.D. del Hospital Harper en Detroit que determinara el estado de salud mental de Charlie Hickson y Calvin Parker. Como bien dice Mendez, lo ideal habría sido realizar estos exámenes en los días próximos a la abducción pero esto no sucedió.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson le indica al artista Curtis Watkins la forma de las criaturas que participaron en la abducción de la noche del 11 de octubre de 1973.
El resultado de los exámenes preparados por el Dr. Bast para Hickson fue el siguiente:
“En conclusión, los datos de estos exámenes describen a Charlie Hickson como un hombre de un intelecto promedio y que, en este momento, se presenta como una persona sana que está intacta con la realidad.  Ni su historia o ni algo sugerido en estos datos apunta a la posibilidad de comportamiento psicótico, histeria o cualquier otro aspecto de enfermedad mental severa.”
Calvin Parker también se sometió a los exámenes psicologicos. El resultado fue el mismo que el de Hickson: para el Dr. Bast los examenes describían a Parker como una persona mentalmente sana.
A raíz de los exámenes y en conocimiento de la experiencia relatada por Parker y Hickson, el Dr. Bast explica claramente la improbabilidad de que lo experimentado por los abducidos sea producto de lo que en psicología se denomina como una “Folie a Deux” o una fantasía compartida por dos o más personas:
“Cualquier evaluación psicológica hecha en un momento posterior naturalmente deja mucho que desear en cuanto a la ausencia de muestras de personalidad y comportamientos intelectuales que estaban en progreso en el momento en cuestión. Sin embargo, lo esencial descrito en la literatura y mencionado más arriba con respecto a la Folie a Deux no parece explicar los eventos del reporte de la nave no identificada y de las criaturas que Calvin Parker y Charlie Hickson sostienen haber visto.”

Ovnis en el Mississippi

Aunque la mayoría de debunkers no se han tomado el trabajo de mencionarlos, en los días cercanos a la abducción de Parker y Hickson, e incluso en la misma noche del incidente, se recibieron varios reportes de ovnis.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
El oficial de policía del condado Forrest, Charles Delk, reportó haber observado y perseguido un ovni por casi ocho kilómetros.
El 12 de setiembre de 1973 en Griffin, Georgia, un granjero declaró haber visto un objeto brillante descender en su granja el día anterior. Según el granjero, el objeto dejó una marca del tamaño de una pelota de básquet en su campo y luego desapareció en una nube de humo.
El 3 de octubre de 1973 en Hornbeak, Tennessee, el Sheriff del condado Obion, Nathan Cuningham declaró haber visto tres objetos voladores con luces de color rojo, verde, azul y blanco.
El 7 de octubre en Petal, Mississippi, el oficial de policía del condado Forrest, Charles Delk recibió una llamada de las oficinas del Sheriff indicándole que un ciudadano había reportado un extraño objeto volador con luces de color verde y azul. Delk se negó a verificar el reporte alegando que él mismo había recibido llamadas parecidas. Minutos más tarde, se le informó a Delk que la mujer que había reportado el ovni estaba realmente asustada.
El oficial Delk llegó al lugar de los hechos alrededor de las 8:30 pm. Luego de hablar con la persona que hizo la llamada, Delk inició el viaje de regreso. No había manejado más que unos pocos minutos cuando vio algo flotando encima de las copas de los árboles. El objeto tenía luces amarillas y forma ovalada. Delk comunicó a la base que seguiría al objeto. Delk lo persiguió por casi ocho kilómetros. El objeto se detuvo sobre una instalación eléctrica y Delk vio unas flamas azules salir del mismo. El oficial Delk llegó a estar tan cerca del ovni que reportó a su base que se encontraba “justo debajo del objeto”. En este momento, el vehículo y la radio de Delk dejaron de funcionar inexplicablemente por quince minutos. El oficial, minutos después, volvió a encontrar al objeto volador y lo vio desvanecerse en el aire.
El 9 de octubre en Biloxi, Mississippi, varios oficiales de policía declararon haber observado, en el cielo, un objeto parecido a una estrella fugaz pero que en lugar de caer iba hacia arriba.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
La misma noche en la que ocurrió la abducción de Parker y Hickson, Larry Booth, un habitante de Pascagoula, observó un ovni volando sobre el jardín de su casa.
Esa misma noche, un ex concejal de la ciudad de Pascagoula reportó haber visto un ovni, tres personas reportaron que habían visto una extraña luz azul en el área del rio Pascagoula en la que ocurrió la abducción y un meteorólogo de Columbia reportó un extraño objeto en el radar que no parecía ser un avión.
El 10 de octubre en New Orleans, quince personas, incluyendo a dos policías, reportaron haber visto un ovni de grandes dimensiones volando encima de unos edificios en Tammany Parish.
La noche del 11 de octubre, mientras que Parker y Hickson se encontraban en la oficina del Sheriff Diamond relatando su experiencia, un ex piloto llamó y reportó haber visto un ovni alrededor de las 8 pm cerca del rio Pascagoula.
Más aún, la misma noche de la abducción, Larry Booth, un veterano de guerra de la Segunda Guerra Mundial residente de Pascagoula, estaba apagando las luces del jardín de su casa para irse a dormir cuando observó un ovni encima de los postes de luz de la calle. El objeto parecía estar suspendido en el aire y tenía luces de color rojo que se movían en la dirección de las agujas del reloj. Larry Booth no escuchó ningún ruido y lo vio alejarse por encima de las copas de los árboles.
El caso de Booth es importante puesto que sucedió en Pascagoula, muy cerca del lugar en el que tuvo lugar la abducción.
En el 2001, Mike Cataldo, un oficial retirado de la marina norteamericana que estuvo destacado en Mississippi en 1973, declaró haber visto un ovni la misma noche de la abducción de Hickson y Parker volando sobre  la misma zona en la que se encontraban Hickson y Parker pescando. La entrevista a Mike Cataldo, realizada por Natalie Chambers, fue publicada por el Northeast Mississippi Daily Journal el 21 de octubre del 2001.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson con su hijo Kurt.
Según Cataldo, él no fue el único que vio al ovni la noche del 11 de octubre de 1973. Minutos antes del ocaso, Mike se encontraba con los marinos Ted Peralta y Mack Hanna en un vehículo recorriendo la carretera noventa, la misma que cruza el rio Pascagoula muy cerca del lugar de la abducción. Cataldo, quien se encontraba en el asiento trasero del vehículo, recuerda que el objeto era del tamaño de un avión comercial y se movía muy rápido. Los tres marinos se detuvieron a un lado de la carretera para observarlo.
Cataldo relató que otros motoristas disminuyeron su velocidad para observar al objeto, el cual aceleró y desapareció en segundos. Minutos después, Cataldo se separó de sus compañeros y cambió de vehículo. De regreso en la carretera y con la oscuridad empezando a caer, Cataldo volvió a observar al mismo objeto y lo volvió a ver desaparecer de la misma manera que la primera vez.
A la mañana siguiente, Cataldo reportó verbalmente el incidente a su jefe de división de la marina y al Comandante Heath. De acuerdo con la versión de Cataldo, Heath no escribió un reporte oficial sobre lo relatado por Cataldo. Incluso, Cataldo recuerda haber llamado posteriormente a la Base Aérea Keesler para reportar el hecho. Una operadora de la base tomó nota del relato pero Cataldo no fue contactado posteriormente por el personal de la Base Aérea.
Mike Cataldo se enteró de la abducción de Parker y Hickson una semana después cuando vio la noticia en los periódicos.
El investigador Kenny Young trató de localizar a los dos oficiales de la marina que estaban en el vehículo con Cataldo esa noche, Mack Hanna y Ted Peralta, pero no tuvo éxito.

Hickson Charlie Hickson Calvin Parker abduccion abducidos extraterrestres Pascagoula alienigenas
Charlie Hickson muestra una ilustración de lo sucedido la noche del 11 de octubre de 1973.
Los testimonios de Mike Cataldo y Larry Booth, entre otros presentados en este artículo, indican que algo realmente inusual sucedió la noche del 11 de octubre de 1973 en Pascagoula.
Aunque el incidente Pascagoula, como hemos visto en estas tres entregas, es uno de los casos de abducción mejor documentados, no tenemos los elementos suficientes para determinar la naturaleza del suceso. Para aquellos que requieren pruebas irrefutables, esto no es suficiente, ni siquiera para otorgarle el beneficio de la duda al relato de Parker y Hickson .
A la luz de lo expuesto, es muy probable que el relato de Charlie Hickson y Calvin Parker sea simplemente la version “infantil” de algo mucho más complejo y complicado de describir.
Eddie Hickson, hijo de Charlie Hickson, alguna vez dijo sobre su padre:
“Yo sé en el fondo de mi corazón y en mi inteligencia que mi papá no lo inventó.”
En la próxima y última entrega del caso Pascagoula revisaremos, finalmente, el controvertido testimonio de 1993 de Calvin Parker.
Fuentes en línea: UFOYI Blogspot, Robert Barrow blogspot, UFO Case Book, Open Minds TV, Ufologie Patrick Gross, MUFON. UFO Evidence, UFO Case Book. 
Otras fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada